Salvajismo

Patentando nuestra vida marzo 21, 2008

Filed under: Salvajismo — salvajismo @ 3:35 am
waterlilies.jpg

Hace doce mil años se empezó a plantar y guardar semillas, la naturaleza es cuando se empieza a ver afectada es impedida autorregularse sin llegar aun la contaminación transgénica a los campos de cultivo industrial, incluso en la agricultura tradicional se encuentra dominación de algún modo hacia los ecosistemas de la naturaleza.

La agricultura floreció y nacieron las civilizaciones, con ella vinieron nuevos métodos de cultivo y formas de distribución del terreno.

Lo que en su día fue colectivo, paso a la parcelación creando conflictividad entre sus vecinos apoderándose y ganándose el capital.

En el siglo XX la agricultura experimento un cambio radical. Con la fabricación de bombas de nitrógeno en la primera guerra mundial llevó a la fabricación de fertilizantes químicos nitrogenados. El gas nervioso utilizado en la segunda guerra mundial se modificó para hacer insecticidas. En el año 1940, el DDT, fue el héroe de su generación. Nuevas tecnologías prometen mayor rendimiento (más producción de comida, precios más baratos y mayor disponibilidad). A mediados del siglo XX estas tecnologías condujeron a la revolución verde (Revolución de los genes).

Revolución verde es el nombre con le que se bautizó en los círculos internacionales al importante incremento de la producción agrícola que se dio en México a partir de 1943, como consecuencia del empleo de técnicas de producción modernas, concretadas en la selección genética y la explotación intensiva permitida por el regadío y basada en la utilización masiva de fertilizantes, pesticidas, herbicidas, maquinas y petróleo.

Las nuevas técnicas se fueron incorporando con posterioridad a otros países del tercer mundo, como la India (1965), al tiempo que se diversificó su aplicación a otros cultivos como el arroz o el maíz.

La importancia de esta revolución radicó en que mostraba perspectivas muy optimistas con respecto a la erradicación del hambre y la desnutrición en los países subdesarrollados.

Los resultados en cuanto al aumento de la productividad fueron espectaculares. En México, basta citar como ejemplo al trigo; su producción pasó de un rendimiento de 750 kg por hectárea en 1950 a 2300 kg en la misma superficie en 1970.

Pero los aspectos negativos no tardaron en aparecer: problemas de almacenajes desconocidos y perjudiciales, excesivo costo de semillas y tecnología complementaria, la dependencia tecnológica, la mejor adaptación de los cultivos tradicionales eliminados o la aparición de nuevas plagas. Por lo que fue muy criticada desde diversos puntos de vista que van desde lo ecológico a lo económico, pasando por el cultural e incluso nutricional.

Estos métodos de cultivo, se conocen más como monocultivos estos crean un vacío ecológico que los insectos y la enfermedad podían explotar. El 97% de las variedades de verduras cultivadas al comienzo del siglo XX se han extinguido. Llega la utilización de insecticidas incontrolados, llegando a elevar costes y contminaciones de agua creando riesgos para la salud.

En 1970 Monsanto crea el herbicida más popular de la historia “Round Up”.

A mediados de los años 90 la ingeniería genética modifica sus semillas para hacerlo resistente a sus semillas. El Round Up mata toda planta verde, pero si esta es resistente no muere al ser rociada.

Round Up, es glifosato. La aplicación de Glifosato mata las plantas eliminando su capacidad de generar aminoácidos aromáticos (Mayormente la utilizan en los cultivos de soja para el control de malezas, por métodos de aspersión. En el 2005, el 87% de los campos de soja de Estados Unidos se sembraron con variedad de sojas resistentes al glifosato).

Quien controla las semillas controla la comida

Las semillas están controladas por una serie de directivas que obtienen el poder, tras haber invertido millones de euros en la compra de bancos de semillas, patentes y haber experimentado históricamente con otros métodos que se relacionan a día de hoy.

Podemos nombrar algunas empresas: Monsanto, Syngenta, Puleva, Biotech, Pharmacy, Bayer, Dowchemical, Aventis, Du Pont, Pioneer, Euralis… Estas empresas tienen una fuerte estructura creada para obtener la dominación de agricultores y leyes que les permiten paso libre.

En el año 1930 se concede patentar a los cultivadores sus trabajos, pero no se permite patentar una parte ser viva de la naturaleza, hasta el año 1978 cuando el Dr. Ananda Chakrabarty y llevó el primer organismo vivo a la oficina de patentes y tras varias ocasiones de reincidencia, por intentar patentar una parte ser viva de la naturaleza, se presenta al tribunal supremo, llegando a ganar el patentar un microbio creado que comía petróleo, pero que nunca se llego a utilizar, por que se comía algo mas que el petróleo de los residuos.

Obtener patentes, supone tener el poder de todas aquellas personas que utilicen esas semillas, atándolas a sus métodos de cultivos y ganando legalmente, con leyes presentadas y aprobadas en juzgados en los cuales andan formando parte miembros de las empresas anteriormente mencionadas.

La producción y comercialización no autorizadas del material vegetal protegido supone una vulneración y defraudación a los derechos exclusivos del obtentor, que es perseguida y castigada por la ley. Se trata de una actividad enormemente perjudicial por cuanto introduce en el mercado un material de reproducción obtenido clandestinamente y carente de toda garantía. Dicha producción fraudulenta, además, amenaza directamente el progreso y desarrollo agrícola general al constituir una competencia desleal con los obtentores y productores autorizados, que desincentiva todo su esfuerzo de investigación y selección.

Los obtentores de estas nuevas variedades han de realizar costosas inversiones con el fin de llevar a cabo investigaciones. Para asegurar e incentivar la innovación y el progreso que esta actividad supone, es imprescindible proteger los derechos que sobre la nueva variedad debe ostentar su creador, análogamente a como se protegen otras obras técnicas, científicas o artísticas.

Según el código penal, en el articulo 270-p-1- será castigado con la pena de prisión de 6 meses a 2 años y multa de 12 a 24 meses quien, con animo de lucro y en perjuicio de tercero reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística, fijada en cualquier tipo de soporte o comunicado a través de cualquier medio sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

A la vez en el código penal articulo 2/4.1-5 en el tercer punto será castigado con la misma pena quien, con fines agrarios o comerciales, sin consentimiento del titular de un titulo de obtención vegetal y con conocimiento de su registro, produzca o reproduzca, acondicione con vistas a la producción o reproducción, ofrezca en venta, venda o comercialice de otra forma, exporte o importe, o osea para cualquiera de los fines mencionados materia vegetal de reproducción o multiplicación de una variedad vegetal protegida y perseguida de oficio por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y se castiga con penas de hasta 4 años de cárcel.

La destrucción se comercializa, nuestro futuro se encadena, laboratorios siembran muerte

La estrategia de la industria agroalimentaria o agroquímica consiste en introducir contaminación genética en proporción tal que resultara imposible satisfacer la demanda de los alimentos no genéticamente manipulados. La idea es sencilla contaminar más rápidamente que la capacidad de legislar de los países. Entonces se modifica la ley para acomodarla la contaminación (una vez que ocurre una contaminación transgénica esta es irreversible) ya que la manipulación genética en las semillas hacen obtener el poder de que esto ocurra y así como anteriormente mencionábamos obtiene la dominación en la agricultura.

Echando la vista hacia la unión de agricultores, ya sea con o sin organización sindical, ya que existen sindicatos que defienden métodos de agricultura que han llevado a esta dominación, como es el caso también de organizaciones en defensa de la naturaleza en las que claramente se palpa, la inexistencia de una fuerte estructura creada para combatir al enemigo más grande en lo primordial de nuestras vidas como es el caso de las semillas.

Somos conscientes que en la propiedad privada o intelectual existen pequeñas estructuras no muy fuertes para combatir a la SGAE en el caso de lo artístico, lo literario, interpretación… pero que poco se ha logrado ganar. Peor aún está la estructura creada para combatir a todo este entramado expuesto. En resumen, este artículo es un extracto de la charla con el título “transgénicos: laboratorios siembran muerte” la cual recoge unos conocimientos de forma autodidacta para compartir e ir creando un conocimiento para luchar contra los transgénicos.
Buter

Si quieres más información sobre la charla escribe a jodelanorma@hotmail.com

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s